Passing by


¿Acaso vas a perseguirme siempre? ¿No voy a parar de encontrar algo tuyo en todos los demás?
Es agotador, tremendamente agotador. Día tras día, esperas en la sombra y apareces donde menos me lo espero, pero ahí estás. O ni siquiera tú, tu recuerdo, un recuerdo cualquiera, cualquier cosa que yo asociara a ti, ahí está.
Ahora entiendo el por qué de muchas cosas, por qué hay personas a las que les cuesta olvidar algo. Hay veces en las que tu cuerpo y tu mente se aferran tanto a algo o alguien, que interiorizan todo. Hasta la más mínima expresión. Pero va a estar ahí, por pequeño que sea, aunque hayamos dejado atrás otros recuerdos, otros pensamientos. Parece que no puedes evitar que algunos te persigan y te hagan recordarlo tan a menudo que duele.
No voy a pensar que te vas a quedar siempre conmigo, al menos una parte sé que ya se ha ido, quiero pensar que la forma en la que te recuerdo va a ir cambiando, pasando por unas fases, hasta que ya no duela.

image

Oh, I wonder if you’d be better roofed without me or would you get lost all in the blue sea

Little big changes


Y, de repente, te das cuenta de lo mucho que ha cambiado todo. Todo está cambiando constantemente y no te da tiempo a asimilar cada matiz. Es una lástima, me gustaría poder saborear cada cambio y darle la importancia que se merece, porque todos los cambios son importantes, unos más que otros, por supuesto, pero todos acaban significando lo mismo: algo que era de una manera ha dejado de ser así, ahora es de otra. Es su propia definición, no se puede cambiar.

El principal problema de pararse en cada cambio para saborearlo y darle importancia es que se pierden los matices que este cambio trae consigo.

Si uno se centra en el hecho de que algo ha cambiado y no de cómo o por qué lo ha hecho, jamás se va a entender el cambio. Supongo que por eso no me paro a analizarlos, a veces no interesa saber la respuesta a eso. ¿Qué más dará el por qué? Con lo bien que se vive en la ignorancia.

Tampoco es que esté de acuerdo con que haya que permanecer siempre ajenos a esa respuesta, de vez en cuando viene bien hacer una pausa y analizar todo un poco, principalmente examinar los cambios que van sucediendo en nosotros mismos, esos son los mejores. Así es como uno se da cuenta de por qué ha tomado esa decisión que jamás pensó que haría, porque algo ha cambiado y ese cambio te ha empujado a ello. A veces, estos cambios nos ayudan, a veces, no. Ese es el riesgo de los cambios.
El caso es que, de un tiempo a esta parte, todo ha cambiado. Mi cambio más reciente tiene nombre y apellidos y ha llegado y ha cambiado todo en el mejor momento y de la mejor manera posible. Al principio no sabía si analizar el cambio o simplemente disfrutar de él. Estuve mucho tiempo haciendo lo primero y solo sentía miedo. Afortunadamente, tiempo después, me decanté por lo segundo y ahora lo veo todo mucho más claro, después de haber comprendido poco a poco todas las cosas que este cambio conlleva.

I was me, Imagine Dragons


Tan solo es otro día It’s just another day
Tan solo es otro año It’s just another year
«Poco a poco», dicen “One step at a time,” they say
«Un viaje y y vuelves así» “One trip, and you’re back that way”
No reconozco estos ojos I don’t recognize these eyes
No reconozco estas manos I don’t recognize these hands
Por favor, créeme cuando te digo Please believe me when I tell you
que esto no es quien soy. that this is not who I am.
Si me recupero, ¿me rescatarías otra vez?  If I recover, will you take me back again?
Solo soy otro, intentando con todas mis fuerzas encajar bien I’m just another, trying hard to fit right in
Pero las fotografías me recuerdan quién solía ser But the photographs remind me of who I used to be
Si tan solo pudiera volver a donde yo era yo If only I could go back where I, I was me
Intentaré con todas mis fuerzas hacer esto bien I’ll try hard to make this right
intentaré con todas mis fuerzas ganar esta batalla I’ll try hard to win this fight
«Paso a paso», dicen “One step at a time,” they say
«Un viaje y vuelves así». “One trip, and you’re back that way.”
No reconozco estos ojos, I don’t recognize these eyes,
no reconozco estas manos. I don’t recognize these hands.
Por favor, créeme cuando te digo Please believe me when I tell you
que esto no es quien soy. That this is not who I am.
Si me recupero, ¿me rescatarías otra vez? If I recover, will you take me back again?
Solo soy otro, intentando con todas mis fuerzas encajar bien, I’m just another, trying hard to fit right in,
pero las fotografías me recuerdan quién solía ser. put the photographs remind me of who I used to be.
Si tan solo pudiera volver a donde era yo… If only I could go back where I, I was me…
Dame fuerza para luchar Give me strength to fight
Ayúdame a sentirme vivo otra vez Help me feel alive again
Hazme sentir completo por dentro Make me whole inside
En vez de eso, este vacío interno me está matando Instead, this hole inside is killing me
Oh, te lo ruego Oh, I’m begging you
Si me recupero, ¿me rescatarías otra vez? If I recover, will you take me back again?
Solo soy otro, intentando con todas mis fuerzas encajar bien I’m just another, trying hard to fit right in
Pero las fotografías me recuerdan quién solía ser But the photographs remind me of who I used to be
Si tan solo pudiera volver a donde era yo If only I could go back where I, I was me

 

Bastille, Flaws


Bastille

Hoy traigo una versión acústica de la canción flaws de Bastille. Si ya me gusta la versión original, esta, desde luego, no tiene desperdicio.

Espero que la traducción sea lo más acertada posible.

Cuando todos tus defectos y todos mis defectos estén colocados unos junto a otros formando el maravilloso caos que hemos creado, nos reiremos de nosotros mismos.

Todos tus defectos y todos mis defectos yacen ahí unos junto a otros, unos los hemos heredado, otros los hemos adquirido, pasan con el tiempo de unos a otros.

Hay un hueco en mi alma, yo no puedo llenarlo, no puedo.

Hay un hueco en mi alma, ¿puedes llenarlo tú? ¿Puedes llenarlo tú?

Siempre has llevado tus defectos con orgullo, y yo siempre los he enterrado en lo más profundo posible por debajo del suelo.

Desentiérralos, terminemos lo que hemos empezado. Desentiérralos, que no quede nada sin registrar.

Todos tus defectos y todos mis defectos han sido exhumados.

Veremos que los necesitamos para ser quienes somos, sin ellos estaríamos condenados.

Hay un hueco en mi alma, yo no puedo llenarlo, no puedo.

Hay un hueco en mi alma, ¿puedes llenarlo tú? ¿Puedes llenarlo tú?

Siempre has llevado tus defectos con orgullo, y yo siempre los he enterrado lo más profundo posible por debajo del suelo.

Desentiérralos, terminemos lo que hemos empezado.

Desentiérralos, que no quede nada sin registrar.

Cuando todos tus defectos y todos mis defectos estén contados…

Cuando todos tus defectos y todos mis defectos estén contados…

Siempre has llevado tus defectos con orgullo, y yo siempre los he enterrado lo más profundo posible por debajo del suelo (?).
Desentiérralos, terminemos lo que hemos empezado.

Desentiérralos, que no quede nada sin registrar.

Cuando todos tus defectos y todos mis defectos estén colocados unos junto a otros formando el maravilloso caos que hemos creado, nos reiremos de nosotros mismos.

Birdy, Let him go


Acabo de descubrir esta versión de Let her go de Passenger y se me han puesto los pelos de punta. Desde luego Birdy es una gran cantante, su voz me encanta, pero en este caso va más allá, es algo maravilloso. Voy a intentar hacerle justicia a la canción y dejar aquí una traducción de la letra de la canción. Como siempre, no es una adaptación al español, ni una interpretación de la misma, sino una traducción de lo que yo creo que dice la canción.

 

Miras fijamente el fondo de tu vaso, esperando que algún día puedas hacer durar un sueño, los sueños llegan despacio pero se van deprisa.

Y lo ves cuando cierras los ojos, un día tal vez entiendas por qué se muere todo lo que tocas.

Pero solo necesitas la luz cuando esta es demasiado tenue,

solo echas de menos el sol cuando empieza a nevar,

solo sabes que lo amas cuando le dejas ir.

Miras al techo en la oscuridad, el mismo sentimiento de vacío en tu corazón.

Porque el amor llega despacio pero se va deprisa.

Lo ves cuando te quedas dormido, pero no puedes tocarlo, no puedes quedártelo, porque  lo amaste demasiado y buceaste demasiado profundo.

Solo sabes que has estado en lo alto cuando sientes que has caído,

solo odias la carretera cuando echas de menos tu hogar,

solo sabes que lo amas cuando le dejas ir.

Solo necesitas la luz cuando esta es demasiado tenue,

solo echas de menos el sol cuando empieza a nevar,

solo sabes que lo amas cuando le dejas ir.

y le dejas ir,

y le dejas ir,

y le dejas ir,

y le dejas ir

Solo necesitas la luz cuando esta es demasiado tenue,

solo echas de menos el sol cuando empieza a nevar,

solo sabes que lo amas cuando le dejas ir.

Solo sabes que has estado en lo alto cuando sientes que has caído,

solo odias la carretera cuando echas de menos tu hogar,

solo sabes que lo amas cuando le dejas ir

y le dejas ir.

Birdy

Older


Llevo demasiado tiempo perdida y, ahora que me acabo de encontrar, lo que menos necesito es que me dejes ir. No quiero que me sujetes demasiado cerca, tampoco demasiado lejos, me gusta más un tira y afloja, ni para ti ni para mí, vamos, el maravilloso punto medio.
Si nunca he sabido actuar en estos casos, ahora menos. Tal es mi obnubilación que no he tenido tiempo para ordenar mi cabeza. Temo no pensar las cosas bien. Tengo la sensación de que no me va a valer solo con dejarme llevar, que voy a tener que andarme con pies de plomo si no quiero caer en los mismos errores, no sería la primera vez (ni la segunda, ni la tercera…).
Estoy realmente feliz por todo lo que ha pasado, tanto que me asusta. A veces solo quiero decir:

«Agárrame, no quiero irme, no me dejes irme».

Pero tal vez suene vulnerable.

Tampoco quiero hacerme la fuerte. Cuando lo he intentado, he salido perdiendo.

But I don’t know where this is going, I’ve just been hoping…

Breath in, breath out


Salgo del vestuario después de ponerme el bañador, después de tanto tiempo sin ponérmelo resulta incómodo, aunque al mismo tiempo agradable. Apenas recuerdo ya lo que se siente al estar bajo el agua, y mucho menos con esta paz.

Después de todo un año de trabajo, he conseguido sacar un rato para hacer este viaje, llamémoslo capricho, y descansar. Lo primero que he hecho nada más llegar ha sido buscar el bañador, necesito nadar. Me dirijo hacia la ducha que está junto a la piscina. Descalza ya, camino despacio, notando el relieve rugoso del suelo. Qué bien sienta. Abro el grifo de la ducha y el agua comienza a caer, tibia. Me meto bajo el chorro y me mojo el pelo, echándomelo hacia atrás con ambas manos. Noto cómo el agua recorre mi rostro y se escurre por el resto de mi cuerpo hasta acabar en el desagüe. Cierro el grifo y me dirijo al borde de la piscina. Afortunadamente, es bastante profunda al fondo, más de dos metros, así puedo introducirme en el agua de la forma que más me gusta: tirándome de cabeza. Subo a la pequeña plataforma en el extremo más profundo de la piscina, está frío. Aclaro mi mente, respiro hondo y exhalo por la boca. Noto cómo se van las malas vibraciones, las malas palabras, los malos gestos. Después de deshacerme de todo lo que no me conviene, me coloco al borde, respiro de nuevo y salto al agua: brazos, cabeza, tronco y piernas se abren paso en el agua como pidiendo permiso, con un gesto rápido y a la vez suave, delicado. Me deslizo en el agua, libre, sintiéndome capaz de hacer cualquier cosa. Unas burbujas se pegan a mi cuerpo mientras otras suben a la superficie para morir allí. Con los ojos cerrados aún, me sumerjo hasta el fondo de la piscina, rozándolo con mi cuerpo, notando el frío de los azulejos, lo cual me recuerda que aún soy capaz de sentir. Sigo avanzando, todavía con el primer impulso, hasta agotarlo y quedarme parada, estancada en el fondo. Me detengo ahí por un momento, inmóvil, estática, impasible, con la mente en blanco… Vuelvo a mí, abro los ojos, flexiono las piernas y subo hacia la superficie con lentitud, disfrutando de mi soledad. Llego arriba, inspiro y empiezo a nadar. Me inunda una sensación de autonomía, a la hora de nadar, yo marco mi ritmo, yo elijo cuándo coger aire, cuándo moverme, cuándo no. Puedo probarme a mí misma, aguantar la respiración hasta que ya no pueda más. Llego al otro lado de la piscina, me doy la vuelta y sigo nadando.

Se podría decir que ha sido el año más difícil que he vivido hasta ahora. Todas las decisiones que he tenido que tomar han sido difíciles de un modo u otro. A pesar de ello, todas han sido para bien, por muy duro que haya sido. Sigo nadando, esta vez aguantando la respiración. Cuento hasta veinte, suelto el aire y saco la cabeza para respirar. No puedo coger mucho más aire, tengo que sumergirme de nuevo, lo cual me recuerda que, no importa lo bien que te vaya, de vez en cuando tenemos que volver a bajar y verlo todo desde otra perspectiva para poder subir y tener un momento de paz. Ahora es mi momento de paz, de calma, es un momento de tranquilidad. La luz del sol entra por los ventanales, se cuela en el agua y juega con ella, se camufla, sube, baja, se refleja, me distrae. Forma bellos dibujos en el fondo de la piscina, los admiro aún bajo el agua. Subo a la superficie, giro sobre mí misma y dejo que la luz me abrace y me llene de calor. Cierro los ojos. Mente en blanco.

Respiro, me dejo llevar por la poca corriente que hay, apenas me muevo. Mis brazos, en cruz, y mis piernas quietas me ayudan a flotar. Permanezco así durante unos momentos, quién sabe cuánto. Una vez decido que ya he recibido la cantidad de luz suficiente, retomo mi camino y sigo nadando. Mente en blanco. Atrás dejo el pesado fantasma de las preocupaciones, simplemente me dejo llevar.

Me molesta tu actitud


No pensaba tener que dedicarle una entrada a este tema, para mí ya estaba más que zanjado. Resulta que algunas personas no saben perder, así que deciden maquillar los hechos de manera que les favorezca, para no ser los malos de la película.

Ahora resulta que si dejé la relación contigo fue para estar con otra persona. Pues, ¿sabes qué? No fue para estar con otra persona, fue porque estoy mejor sola que contigo. Esa es la parte difícil de asimilar para ti, ¿no? Lo duro es que te rechacen porque sola se está mucho mejor, al menos así sé que sí estoy sola, no me siento sola, como tú me hiciste sentir en uno de los momentos en los que más te necesitaba.

Me hiciste sentir sola, más de lo que ya me sentía. Rompiste tu promesa, dejaste de apoyarme. No quiero compartir mi vida con alguien que no me apoya, para eso estoy mejor soltera. En mi decisión no tuvieron nada que ver terceras personas, no inventes, no hables de lo que no sepas (lo cual, por cierto, habrías sabido si te hubieras molestado en preguntarme, en lugar de hacerte la víctima en todo). Las comparaciones son odiosas, pero ambos sabemos que no es lo mismo viajar al extranjero solo que unas vacaciones familiares. Evidentemente, me preocupaba por ti, no rompí ninguna promesa, tuve algún que otro despiste, eso he de confesarlo, pero nada que ver con tus meteduras de pata.

Para más inri, en lugar de preguntarme los verdaderos motivos, te quedas con lo básico, no quieres saber más, supongo que para después desarrollar la historia que te has inventado tú solito.

En cualquier caso, me da pena tener que malgastar mi tiempo escribiendo esto por lo que lo estoy escribiendo, por tu complejo de inferioridad, porque no maduras, porque no sabes perder, y no tendría si quiera que saber nada de esto, pero una tiene sus métodos, ¿sabes?

Ni siquiera sé si leerás eso, ni me va ni me viene, pero no podía dejar pasar la oportunidad de aclararlo, a ver si así dejas de decir mentiras, que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

Delirium


No es fácil, ni esto ni nada parecido. No me parece difícil tampoco, pero tiene su complejidad. Me habría gustado que todo pasara de una forma distinta, sin tanto drama. Aunque, si todo hubiera sido más sencillo, ahora no tendría nada sobre lo que escribir.

He hecho muchas cosas mal, muchas. Y dependiendo de a quién preguntes, puedo ser la peor persona del mundo, la que destrozó su vida o la que ayudó a ver las cosas de otra manera. El problema es que no se entiende que yo haga las cosas pensando en mí misma, ¿por quién si no voy a mirar, por alguien que cree tener derecho a disponer de mí cuando quiera y como quiera? No, gracias. Creo que nunca he dejado que eso pasara. Bueno, mentira, siempre me pasa, hasta que digo: «Basta. Hasta aquí» y paso a ser la mala de la película. Puedo llegar a entenderlo, claro, pasar del «me lo da todo hecho» al «ya no tanto» tiene que ser, cuanto menos, impactante. Cuando acostumbras a una persona a que siempre le vas a dar todo lo que esté en tu mano, siempre que le haga falta y luego dejas de hacerlo (básicamente porque no recibes ni una cuarta parte de lo que das y ya te cansas, te desgastas), pues es evidente que esa persona se dé cuenta y diga: «¡hostia!, aquí pasa algo, ¿no? ¿Dónde están mis atenciones?». Lo cual le lleva a preguntarse, no qué ha hecho mal, si no qué hace mal la otra persona, y en lugar de hacer autocrítica, critica lo que has dejado de hacer por él.

El caso es que cuando comprendes que todo tiene un límite, que tienes paciencia, pero no eres gilipollas, llega el momento de compartirlo, que es lo que más duele. Después de desahogarte, llega el momento de incertidumbre, seguido de una calma que llega justo cuando te das cuenta de que, aunque duela (a ti la primera), es necesario para no llegar a destruirte del todo, porque entonces ya sí que no te recuperas nunca.