Brechas


Creo que nunca llegué a escribir sobre ti, sobre cómo nos fue. Creo que eso me está afectando, no me deja avanzar. A veces solo pienso por qué, en qué momento empezó a desmoronarse todo. Creo que fue cuando empecé a sentirme inferior a ti, con todo este asunto del dinero, tú creyendo que con dinero se arregla todo y, yo, que no hace falta gastar para ser feliz o pasar un buen rato con alguien. Esta fue la primera brecha de todas. Más tarde empecé a ver muchas otras, por ejemplo la manera en la que idolatras a uno de tus padres, sin ningún motivo, más que al otro simplemente porque el tiempo que pasas con él es «mejor», o al menos es lo que te hace sentir. Yo no soy nadie para meterme en estos asuntos, pero me duele mucho ver injusticias. Me duele mucho ver que alguien sacrifica tantísimo por ti, día a día, que te lo da todo hecho, joder, pero la menosprecias porque no te puede comprar con dinero o cosas materiales.

En fin, son demasiadas cosas en las que pensar, empezaron siendo muy pequeñas, enanísimas, todas cubiertas con un velo de la estupidez que sientes al principio de una relación, cuando todo es perfecto y no ves las imperfecciones. Cegada por este velo me enamoré de ti, disfruté contigo como hacía mucho tiempo que no lo hacía, me hiciste sentir bien, importante, querida, merecedora de todo aquello. Pero algo cambió, algo se movió dentro de mí y empecé a sentirme diferente contigo, como si se hubiera acabado la magia, como si te hubieras acomodado y no lo intentaras más ni mejor. Me siento triste a veces pensando en todo esto, porque creo que juntos progresamos muchísimo, sobre todo tú, pero yo no soy la niñera ni nadie, mucho menos alguien que quiera cambiarte, el amor no funciona así, sino que hay que querer a los demás tal y como son, jamás cambiar a nadie, nos tenemos que adaptar a ellos y quererles así como sean.

Lo que más me entristece de todo es que no hemos sido capaces de seguir hablando. Sabes que este año empezó con un golpe muy duro para mí, perdí a alguien y aún duele, ahora todo el asunto del Erasmus, que estoy genial, pero no me importaría que me preguntaras que qué tal, no sé, fue tu idea seguir siendo amigos y eso de vernos a pesar de ya no estar juntos. Supongo que eso no funciona con todo el mundo, tal vez tenga que darte algo más de tiempo, tal vez no seas la persona adecuada para mantener una relación de amistad después de todo lo que pasamos, supongo que es demasiado para ti. Aunque, la verdad, tampoco sé si me gustaría tenerte como amigo, no eres alguien que, en ese sentido encaje muy bien conmigo y mi forma de ser, tengo la sensación de que siempre voy a dar yo algo más de mí.

En fin, supongo que tengo que seguir con lo de no dar tanto de mí misma al principio, tomármelo con más calma todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s